El elogio de la sombra, Junichiro Tanizaki

El Japón tradicional tiene un ritmo que me costó comprender. Atraída por una cultura tan diferente empecé a leer literatura japonesa, pero siempre se me asemejaban a esas tardes de agosto largas y soporíferas. Hasta que fui deshojando mis expectativas. Ahora soy consciente de que no puedes enfrentarte a un libro japonés con las gafas occidentales puestas. Los valores que hay detrás son muy diferentes y eso se refleja no sólo en los contenidos, sino sobretodo en las formas.

Una buena forma de comprenderlo es el libro El elogio de la sombra, de Junichiro Tanizaki (Ed. Siruela).

Es un breve ensayo que me duró solo dos viajes de autobús (unidad de medida para los que carecemos de coche propio) o lo que es lo mismo, 92 páginas en una edición de apenas diez centímetros apta para cualquier bolso.

Tanizaki nos habla de la belleza que encierran las sombras en los espacios, del juego de claroscuros que llena de significado una casa sin necesidad de muebles ni adornos. Es uno de esos libros por los que hay que dejarse envolver, más allá de leerlo, para introducirte en el concepto japonés de la belleza y lo simple como algo inseparable, de la contemplación y la unión del hombre con lo que le rodea.

Pequeño manual de culto para arquitectos, es un billete a la tradición oriental para los que sentimos interés por esta cultura tan diferente, pero no olvides leer por encima de las gafas occidentales, porque, reconozcámoslo, quitárnoslas no es posible. Pero seguro que al menos al pasar la última página tendrás ganas de apagar la luz más a menudo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Es un placer que hayas pasado por aquí, y me dejes tu comentario!
Gracias!